El diente de león pertenece a la familia de las asteráceas.

Considerada por lo general una mala hierba, sus hojas se consumen en ensalada, además de por sus propiedades medicinales.

Esta planta vivaz, anual y perenne con raíz primaria y roseta basal, no suele alcanzar más de 40-50 cm.

Tiene hojas alternas, sin peciolo diferenciado, pinnatipartidas con lóbulos en forma triangular de márgenes dentados y agudos.

Pedúnculos de la inflorescencia huecos.

Flores hermafroditas de un color amarillo dorado que la hacen fácilmente identificable.

Corola en lígulas terminada en cinco pequeños dientes.

El fruto es una cipsela o aquenio con vilano.

Diente de león

La raíz del diente de león contiene inulina, que favorece la repoblación de las bacterias beneficiosas del intestino.

Nombre científico del diente de león

Taraxacum officinale Weber.

Nombres comunes

Achicoria amarga, pelosilla, amargón.

Partes de la planta utilizadas

La planta al completo.

Composición

Triterpeno, fitosterol, inulina, minerales.

Acción farmacológica

Digestivo, diurético, prebiótico.

Indicaciones

Inapetencia, dispepsia.

Contraindicaciones

No consumir diente de león en caso de padecer trastornos biliares.

Modo de empleo

Calentar 1/4 de litro de agua hasta que hierva. Añadir 2 cucharaditas de diente de león y dejar en reposo 15 minutos. Tomar 3 tazas al día antes de las comidas.

Plantas similares

Cilantro, genciana, cebolla, papaya, menta.

Remedios naturales

Plantas medicinales para empezar bien el día.

Artículos básicos