Cultivo y cuidado de las plantas medicinales

En este artículo vamos a tratar el cultivo y cuidado de las plantas medicinales, para que podamos disponer de ellas y tengamos siempre plantas frescas a mano.

Para ello vamos a ver unos casos prácticos con plantas bien conocidas y fáciles de conseguir en cualquier país.

Cultivo y cuidado de las plantas medicinales

El autocultivo de plantas medicinales, es una buena forma de asegurarse el obtener todas las propiedades intactas.

Cultivo y cuidado de las plantas medicinales

1. Seco y soleado

Para crear nuestro huerto con este tipo de plantas, vamos a necesitar romero, tomillo, salvia y lavanda.

Aunque puedes intentarlo con semillas o esquejes, por mi experiencia personal, eso es algo más complicado, y no es el objetivo de este artículo.

La manera más rápida, cómoda y práctica, es comprando plantitas de un vivero o mercado. Compra 2 de cada una para llenar bien el espacio.

  • En el terreno donde vayas a plantar (soleado), mide 1 metro cuadrado.
  • Cava por igual hasta una profundidad de 25 centímetros.
  • De esos 25 centímetros, rellena 5 de piedritas o grava, para facilitar el drenaje del exceso de agua.
  • Echa un poco de tierra y coloca las plantas de forma decorativa.
  • Echa el resto de la tierra igualando y apretando bien.
  • Decora con piedras de jardín y rocas, para que te quede algo parecido a la foto de arriba.
  • Riega abundantemente para que las plantas se asienten en su lugar.

La ventaja de este tipo de plantas es que no necesitan excesivos cuidados.

Solamente quitar las hojas y ramas muertas que vayan teniendo a lo largo del tiempo.

En cuanto al riego, en la estación cálida, con regarlas en días alternos es suficiente. En la estación fría, 2 veces a la semana está bien.

2. Semisombra y húmedo

Para este tipo de huerto vamos a escoger a la hierbabuena, albahaca y orégano.

La preparación del terreno es igual que para el caso anterior, solo que en este caso debes escoger uno en sombra o semisombra, y comprar un saco de sustrato para rellenar.

Estas plantas si son un poco más delicadas, por lo que habrá que ir eliminando hojas y ramas muertas, así como las malas hierbas que salgan.

También hay que estar pendiente de pulgones y otro parásitos. La idea es no usar pesticidas ni productos químicos.

Se pueden regar a diario en la época de calor y en días alternos cuando haga frío.

3. Hierbas

Estas plantas medicinales son ideales para tenerlas en maceta en la ventana de la cocina, por ejemplo.

En este grupo entrarían el perejil y el cilantro, entre otras.

Puedes comprar semillas en cualquier sitio especializado o de jardinería.

Son de crecimiento rápido y es muy práctico tenerlas en la cocina para usarlas como condimento, además de su utilidad medicinal.

Riégalas en días alternos, y puedes dejar que algunas ramas florezcan y echen fruto, para disponer nuevamente de semillas.

Observaciones

Estas plantas son solo un ejemplo de las que se pueden cultivar en casa o en un pequeño terreno.

Si no dispones de un terreno, igualmente se pueden plantar en macetas, pero teniendo en cuenta las recomendaciones de sol y riego para cada una.

Después del cultivo y cuidado de las plantas medicinales, el paso siguiente sería leer el artículo cómo secar y conservar las plantas medicinales.