Jabón casero ecológico

En esta ocasión vamos a preparar un jabón natural con aceite de oliva virgen extra ecológico, que servirá como base para otros jabones más elaborados y con propiedades cosméticas y medicinales.

Allá donde resulte más económico o de igual coste el aceite de aguacate, será preferible usar este, ya que es más nutritivo para la piel.

Es importante antes de decidir que aceite vas a utilizar, averiguar si tienes sensibilidad o alergia en la piel, frotando el brazo con una gotita del aceite en cuestión.

El lugar donde vayas a elaborar el jabón, debe estar bién ventilado o con extractor de humos y proteger la mesa de trabajo.

Es necesario también proteger el cuerpo de salpicaduras, que pueden quemar la piel o dañar los ojos.

Preferiblemente viste con ropa vieja, guantes de goma y gafas de trabajo.

Jabón casero ecológico

La elaboración de jabón casero es algo de lo más sencillo, pero es imprescindible unas mínimas normas de seguridad.

Ingredientes y utensilios

Para 1 kilo de jabón.

  • 235 gramos de agua (si es destilada mejor).
  • 94 gramos de sosa caústica.
  • 750 gramos de aceite de oliva virgen extra ecológico, o la misma cantidad de aceite de aguacate virgen extra, si es posible también ecológico
  • Guantes de goma.
  • Gafas de trabajo protectoras.
  • Termómetro para líquidos.
  • 2 botes de cristal o plástico grueso.
  • Paleta de madera o plástico para remover.
  • Molde de silicona grande (tamaño cake de repostería) o 10 moldes pequeños de unos 150 mililitros de capacidad cada uno.

Preparación

  1. Llena 1 bote con el agua.
  2. Agrega la sosa caústica poco a poco al agua, sin parar de remover hasta su completa disolución. Se produce una reacción exotermica (desprende mucho calor), normal y necesaria.
  3. Hay mucha discusión sobre si se debe calentar el aceite o no.

    Teniendo en cuenta que estamos usando aceites de alta calidad, lo ideal es no calentarlo.

    Si la temperatura ambiente se encuentra entre 30 y 40º centígrados, será suficiente con esperar a que la solución de sosa+agua se enfríe.

    Si hace frío, puedes calentar el aceite al baño maría hasta alcanzar los 30º.

  4. Una vez tengan los 2 líquidos la misma temperatura, agrega la mezcla de sosa al aceite muy lentamente y sin parar de agitar.
  5. Debes continuar removiendo el líquido hasta que adquiera un color crema y la consistencia de un almíbar espeso.

    Al principio puede desesperar un poco porque parece que no cuaja.

    El truco está en remover durante unos minutos y dejar reposar otro tanto.

    Repite varias veces este proceso y verás que al final sí cuaja tu jabón.

  6. Una vez obtenida la mezcla homogénea, vierte en el molde o moldes sin llegar al borde.
  7. Hay que esperar entre 2 y 5 días para desmoldar, dependiendo de la temperatura ambiente (a más calor se desmolda antes).
  8. Prepara una superficie lisa, de cristal o plástico, voltea el molde y deposita el jabón.

    Puedes taparlo con una caja de zapatos vacía.

  9. El tiempo de curación del jabón casero es mínimo de 1 mes, pasado este tiempo puedes almacenarlo en una caja de cartón o envuelto en papel.

Observaciones

Si te gusta el jabón sin aditivos ni perfumes, así como está te sirve perfectamente para lavarte las manos y el cuerpo.

Dependiendo de la sensibilidad de tu piel, quizá debas evitar las zonas íntimas y las axilas, aunque al haber usado un aceite virgen y ecológico, no deberías tener mayor problema.

He visto que en la mayor parte de las recetas de jabón casero, añaden las esencias y/o plantas medicinales cuando lo están preparando.

En mi opinión, es preferible hacerlo a posteriori, especialmente si se trata de esencias, ya que al ser tan volátiles, al cabo del mes de curación no quedará prácticamente nada de ellas.

Con las plantas medicinales se puede hacer una excepción, y añadir por ejemplo flores de lavanda o manzanilla al momento de verter el jabón en el molde.

Queda pendiente para un próximo artículo como hacer jabones medicinales.