Ajo

El ajo es una hortaliza cuyo bulbo se emplea comúnmente en la cocina mediterránea. Tiene un sabor fuerte (especialmente estando crudo) y ligeramente picante.

Tradicionalmente se agrupaba dentro de la familia de las liliáceas, pero actualmente se lo ubica dentro de la subfamilia de las alióideas de las amarilidáceas.

Es una planta perenne de la familia de la cebolla. Las hojas son planas y delgadas, de hasta 30 cm de longitud.

Las raíces alcanzan fácilmente profundidades de 50 cm o más.

El bulbo, de piel blanca, forma una cabeza dividida en gajos que comúnmente son llamados dientes. Cada cabeza puede contener de 6 a 12 dientes, cada uno de los cuales se encuentra envuelto en una delgada película de color blanco o rojizo.

Ajo

El ajo disminuye el nivel de colesterol, previene la aterosclerosis y elimina parásitos intestinales.

Nombre científico del ajo

Allium sativum L.

Nombres comunes

Ajo común, ajo blanco.

Partes de la planta utilizadas

Bulbo.

Composición

Aliína, sulfuros, vitaminas, minerales, proteínas.

Acción farmacológica

Antihelmíntico, vasodilatador, antifúngico, hipolipemiante.

Indicaciones

Parásitos intestinales, hipercolesteremia, hiperlipidemia, trastornos circulatorios.

Contraindicaciones

No utilizar en caso de problemas estomacales. Solo para uso interno.

Advertencias

Los componentes volátiles se expulsan a través de la piel y los pulmones principalmente, por lo que puede resultar desagradable para personas cercanas.

Modo de empleo

Solo el ajo crudo mantiene todas sus propiedades. Dos o tres dientes al día en las comidas suelen ser suficientes. Otra alternativa son las perlas de gelatina con aceite desodorizado.

Plantas similares

Calabaza, helenio, papaya, limonero, alcachofera.

Remedios naturales

Artículos básicos

El poder preventivo de la fitoterapia.

Ver vídeo sobre el ajo

Comprar ajo

Si te gustó, puedes compartirlo