Betónica

La betónica es una planta nativa de Europa, que apenas sobrepasa el medio metro de altura.

Sus flores son de un color entre rosado y violeta, y recuerdan a las de la salvia.

En la antigua Roma era muy apreciada, pues se creía que curaba decenas de enfermedades.

Actualmente en fitoterapia, su uso más importante es como astringente, por su alto contenido de taninos.

Se recomienda pues, para cortar la diarrea, siempre que no existan problemas estomacales, como la gastritis.

Betónica

Los efectos principales de la infusión de flores de betónica, son como antipirético, hipotensor y astringente.

Nombre científico de la betónica

Stachys officinalis.

Nombres comunes

Salima fina, bretoña.

Partes de la planta utilizadas

Flores.

Composición

Taninos, fenoles.

Acción farmacológica

Astringente, antipirético, antihipertensivo.

Indicaciones

Hipertensión arterial, diarrea, fiebre.

Contraindicaciones

No consumir si se padece gastritis, ni durante el embarazo y el periodo de lactancia.

Advertencias

Posibles molestias gástricas en personas sensibles.

Modo de empleo

Hervir una taza de agua y añadir una cucharadita de flores de betónica.

Dejar reposar 10 minutos y colar. Tomar de 1 a 2 tazas al día.

Plantas similares

Ajenuz, cornejo, anserina, espino amarillo, erígero.

Si te gustó, puedes compartirlo