Cómo tratar la cistitis con plantas medicinales

En este artículo vamos a ver cómo tratar la cistitis con plantas medicinales, y evitar de paso los efectos secundarios de algunos medicamentos prescritos para esta dolencia.

El problema

La cistitis es una irritación de la vejiga en el mejor de los casos, o una infección en otros, con su correspondiente inflamación.

Tiene varias posibles causas, entre ellas el uso de productos de higiene femenina, como efecto secundario de quimioterapia o radioterapia, y por infección bacteriana.

Sus síntomas comprenden la necesidad urgente de orinar, dolor y ardor al orinar, y en algunos casos incluso fiebre, entre otros.

No cabe duda que esto causa un gran malestar a las personas que sufren esta enfermedad.

Cistitis

Las mujeres son más propensas a padecer de cistitis debido a las diferencias en su anatomía respecto al hombre.

Cómo tratar la cistitis con plantas medicinales

En fitoterapia nos podemos servir de las siguientes plantas medicinales para aliviar la cistitis.

1. Gayuba

La gayuba posee tres propiedades esenciales para tratar la cistitis.

Es antiséptica, diurética y antiinflamatoria.

La parte utilizada de la gayuba son sus hojas, que se preparan en infusión.

Hierve una taza de agua y añade una cucharadita de hojas de gayuba.

Deja reposar 10 minutos. Toma 2 a 3 tazas al día.

2. Gatuña

La gatuña es una planta con propiedades antibacterianas y diuréticas.

Esto la hace indicada para los casos de cistitis aguda.

En este caso, la parte con más propiedades son las raíces.

Hierve 1 litro de agua y agrega 2 cucharadas de gatuña.

Deja reposar 10 minutos. Toma de 4 a 5 tazas al día.

3. Vara de oro

Las propiedades principales de la vara de oro son como antiséptico, antifúngico y antiinflamatorio.

Se recomienda en los casos de cistitis en que está presente una infección.

Hierve una taza de agua y agrega una cucharadita de flores de vara de oro.

Déjalo en infusión 10 minutos. Toma de 2 a 3 tazas al día.

4. Cola de caballo

La cola de caballo es sobradamente conocida por su efecto diurético.

La ventaja de la cola de caballo sobre otras plantas diuréticas, es que elimina líquidos y es remineralizante al mismo tiempo.

Al tratarse de un tallo duro debido a su alto contenido en sílice, se prepara en decoción.

Hierve 1 litro de agua con 2 cucharadas de cola de caballo durante 10 minutos.

Deja que entibie un poco el líquido antes de tomarlo. Hasta 3 tazas al día.

5. Enebro

Las bayas de enebro se añaden a la destilación de la ginebra.

Si has probado esta bebida, te habrás dado cuenta de que es altamente diurética, debido precisamente a las propiedades del enebro.

El enebro es además un gran antiséptico para tratar las infecciones urinarias, y entre ellas también la cistitis.

Calienta 1/4 de litro de agua hasta que hierva y añade una cucharadita de bayas de enebro.

Deja reposar 15 minutos. Toma de 2 a 3 tazas al día.

Conclusión

Antes de seguir un tratamiento alternativo, consulta con tu médico o terapeuta.

Si aparece algún síntoma grave, como sangre en la orina o fiebre muy alta, acude de inmediato al especialista.

Para ver posibles contraindicaciones o advertencias, visita los enlaces de cada una de las plantas que vayas a utilizar.