Cura depurativa primaveral

La primavera es, sin duda, la mejor época del año para realizar una cura depurativa del organismo, ya que en los seres vivos y en la naturaleza en general, es ahora cuando se renuevan y crecen nuevas células con más fuerza.

Pero para que esto se produzca de la manera más eficaz posible, necesita una pequeña ayuda de nuestra parte, dejando atrás los excesos de las fiestas, comilonas y malos hábitos en la medida de lo posible. Aunque es importante no consumir nada de alcohol mientras dure la depuración.

Existen varias plantas, con mayor o menor poder depurativo, y con diferencias según la vía de actuación. Las más importantes son:

Por mi experiencia personal, y con la que más se ven los resultados, es con la Zarzaparrilla. Además, es la más suave de las cuatro.

La forma de utilizarla es hervir 1 litro de agua añadiendo 1 cucharada de Zarzaparrilla, mínimo durante 5 minutos. Tomar del líquido resultante, 1 taza en ayunas, y otras 2 repartidas entre las comidas. Beber mínimo 2 litros de agua al día para reforzar el efecto depurativo.

Es más importante la continuidad que la cantidad. Por lo tanto, seguir esta rutina durante 1 mes o mes y medio.

Es normal que durante ese tiempo aparezcan algunas erupciones, impurezas o algo de grasa en la piel. No pasa nada y eso es señal de que está siendo efectivo.

Al final de la cura la piel suele tener un aspecto limpio y radiante.

Respecto al resto de plantas, será suficiente con seguir las indicaciones generales que están en la ficha de cada una.

Es preferible no usar más de una planta depurativa a la vez. No caigas en el error de que “más es mejor”.

La Zarzaparrilla tiene también un ligero efecto laxante y diurético.

Para finalizar, sería muy recomendable practicar algún deporte durante esta cura, porque al tratarse de una limpieza por la piel, sudar multiplica y acelera el proceso.

Si te gustó, puedes compartirlo