Plantas medicinales para curar heridas

¿Quién no se ha hecho un corte o herida a lo largo de su vida? En fitoterapia podemos servirnos de las plantas medicinales para curar heridas.

El problema

La piel es la barrera entre el medio en el que vivimos y el interior del cuerpo, pero al mismo tiempo puede ser muy frágil.

Sea por el tipo de trabajo que tenemos o la práctica de algún deporte, es muy probable que se produzca alguna herida, corte o rasguño.

Las heridas abiertas cursan con hemorragia, y si no se tratan a tiempo, se pueden infectar.

Si se descuida en su proceso de curación, además puede quedar una antiestética cicatriz.

Plantas medicinales para curar heridas

Las heridas y rasguños superficiales, se pueden curar perfectamente con la ayuda de las plantas medicinales.

Plantas medicinales para curar heridas

Las siguientes 5 plantas nos van a ayudar en la curación de heridas y cortes.

1. Cariofilada

La cariofilada tiene buena fama como hemostático, es decir, que detiene las hemorragias.

Posee además un efecto antiinflamatorio que nos viene bien en este caso.

Hierve una taza de agua y añade 2 cucharaditas de cariofilada.

Deja reposar 5 minutos y añade un cubito de hielo a la taza.

Moja una gasa de algodón y aplícala en la herida abierta hasta que pare de sangrar.

2. Cantueso

Una vez cortada la hemorragia, inmediatamente hay que aplicar un antiséptico, para evitar infecciones.

Los aceites esenciales y otros compuestos del cantueso, nos sirven para ello.

Se podría preparar una infusión de cantueso de la forma tradicional, pero el inconveniente de ese método, es que se tarda demasiado tiempo.

En este caso nos conviene conseguir un alcohol de cantueso (con la esencia), para aplicarlo en el momento y así evitar gérmenes en la herida.

3. Uva de gato

La uva de gato tiene propiedades cicatrizantes y vulnerarias.

Nos ayuda a secar y cicatrizar heridas que no sangren y sin presencia de infección.

En una licuadora añade 2 cucharadas de uva de gato hasta formar una pasta homogénea.

Aplícala en cataplasmas sobre las heridas durante 1 hora.

Retírala con cuidado de que no se pegue en la herida.

Esto se puede repetir 1 vez por día, hasta notar mejoría.

4. Vulneraria

La vulneraria fue una planta muy utilizada antiguamente para curar heridas.

Esto es debido a que es buen antiséptico, y por otro lado tiene propiedades cicatrizantes, osea, que podemos aplicarla en la fase inicial cuando se produce la herida, y cuando ya está secando, para acelerar la cicatrización.

Hierve una taza de agua y agrega una cucharadita de vulneraria.

Deja enfriar y aplica sobre la herida con una gasa de algodón.

Repite la operación una vez al día, hasta que cicatrice.

5. Rosa mosqueta

Las propiedad cicatrizante de la rosa mosqueta es de sobra conocida.

Incluso algunos cirujanos la recomendaban para acelerar la cicatrización en operaciones estéticas.

Cuenta entre sus componentes con ácidos grasos esenciales, que son los que producen ese efecto sobre la piel.

Para asegurarse de obtener los beneficios, es importante conseguir un aceite de rosa mosqueta de buena calidad y certificado, si es posible.

Se aplica una gotita del mismo sobre la herida ya seca, masajeando bien la zona hasta su completa absorción.

Repetir esto una vez por día.

Conclusión

Estas recomendaciones nos van a servir para heridas superficiales, rasguños y cortes poco profundos.

Para heridas profundas o con necesidad de puntos, acude a urgencias de tu hospital más cercano.

Visita los enlaces de las plantas para más información y posibles advertencias.